Fcechile
 
#=Page
búsqueda avanzada

Raúl Zurita, premio José Donoso: “Dedico este triunfo a los jóvenes”
jueves, 7 de septiembre de 2017

El poeta es el cuarto escritor local en obtener el galardón de la Universidad de Talca, que entrega US$ 50 mil. El jurado destacó la evolución en la obra del autor de Purgatorio. Este año aparece un libro de sus entrevistas.

“¿Quién se atreve en el siglo XXI a jugar con palabras como Purgatorio y Anteparaíso?”, reflexionaba ayer José Carlos Rovira, académico español de la Universidad de Alicante y miembro del jurado que le otorgó por unanimidad el Premio Iberoamericano de Letras José Donoso al poeta chileno Raúl Zurita (67).

Pasado el mediodía se dio a conocer la noticia, en la sede de Santiago de la Universidad de Talca. El autor que inauguró su obra con El Sermón de la montaña (1971) y quien se encuentra en un festival de poesía en Colombia, se convirtió en el cuarto escritor local en obtener el José Donoso. Lo anteceden Isabel Allende (2003), Diamela Eltit (2010) y Pedro Lemebel (2013).

“Qué maravilla, qué sorpresa y qué alegría… Estoy muy contento, agradecido y honrado”, fue lo primero que dijo Zurita, al teléfono desde Bogotá, quien es el autor número 17 en alcanzar el premio que ha recaído en poetas, ensayistas y narradores. “A Paulina (Wendt) y a los jóvenes”, le dedicó el triunfo Zurita. Entre los ganadores internacionales están Javier Marías, Ricardo Piglia, Juan Villoro y los poetas Antonio Cisneros y José Emilio Pacheco. El año pasado se le otorgó al escritor colombiano Pablo Montoya.

El ganador recibirá un diploma y US$ 50 mil ($ 31 millones), en una ceremonia que se desarrollará en noviembre en la Feria del Libro de Santiago. En tanto, la U. de Talca preparará una antología de la obra del Premio Nacional de Literatura 2000.

El jurado quiso destacar sobre todo “los últimos años creativos de quien ha sido capaz de ampliar y transformar su escritura”, según el acta de la comisión presidida por Francesca Denegri (U. Católica del Perú), quien agregó que la poesía de Zurita “es una obra elemental como lo ha sido la de César Vallejo. Sus poemas han tenido un impacto entre los poetas más jóvenes”.

El jurado también lo integraron Margarita Rojas (U. Nacional de Costa Rica); Pedro Gandolfo, crítico literario chileno; Elmar Schmidt, de la U. de Bonn (Alemania); y el coordinador del premio, Javier Pinedo.

Entre los argumentos para distinguirlo, el jurado recalcó la evolución en la obra del poeta identificando un primer ciclo, donde destacan los poemarios Purgatorio (1979), Anteparaíso (1982) y La vida nueva (1994), y que se ha renovado en libros como INRI (2003) “y especialmente” en Zurita (2011). Este último, libro dividido en tres partes, transcurre entre el atardecer del 10 de septiembre de 1973 y el amanecer del día siguiente, cuando sucede el Golpe Militar en Chile.

Ayer antes de comunicarse con el poeta, se exhibió un video de El mar del dolor, instalación que Zurita montó este año en la Bienal de Kochi, en la India. Obra inspirada en la crisis de los inmigrantes en Europa, a través del recuerdo de Galip, hermano de Aylan Kurdi, el niño que fue hallado a la orilla del mar de la costa turca tras el naufragio de una embarcación, de quien no quedó registro.

“Yo siempre pensé en una obra total, lo que me ha permitido explorar múltiples posibilidades. Y eso me lo planteé en dictadura, responder frente a la violencia con un arte que fuera más violento todavía”, dijo en enero a La Tercera para referirse a su performance. Entonces agregaba sobre su presente: “La recepción de mi obra me alegra y abruma. Ahora me encuentran todo bueno”.

Traducciones

El autor de Canto a su amor desaparecido pasó por años difíciles antes del reconocimiento actual. Durante el régimen militar, mientras estudiaba Ingeniería en la Universidad Federico Santa María, fue detenido, torturado y encerrado en las bodegas del carguero Maipo. En los años 80 sobrevivió con trabajos esporádicos mientras realizaba acciones de arte con el grupo CADA. Ya en la década del 90 comenzó a manifestarse el Parkinson que padece.

Pero Zurita no se detiene. El año pasado estuvo como profesor invitado en la Universidad de Harvard (EEUU); luego participó en el Festival de Rotterdam (Holanda), y realizó lecturas en Madrid (España), Ciudad de México, Oaxaca (México) y Buenos Aires, en Argentina. Además, obtuvo el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda.

Este año, en el país saldrá un libro de ensayos por Ediciones UDP; en octubre expondrá sus más recientes proyectos en la Galería Isabel Aninat y a fin de año el Fondo de Cultura Económica publicará un libro biográfico basado en las entrevistas que ha dado en su trayectoria. En el ambito internacional apareció en inglés la antología Sky Below y vendrá INRI, en la editorial New York Review Books. En tanto, en España editorial Visor lanzó Alegoría de la desolación y la esperanza, que reúne 32 ensayos sobre su obra. Además, en diciembre sale una edición crítica de sus obras que van desde Purgatorio hasta La vida nueva en una “colección mítica”, como dice, de las ediciones de la Universidad de Poitiers (Francia). Una labor que se conectará con un archivo digital de esos manuscritos.